Experience AMP

 

Historias de las Alpenchallenge AMP

Conoce a Geffen, Michael y Scott. Tres riders diferentes que comparten un interés común: aprovechar al máximo el tiempo para pedalear en sus ajetreadas vidas. Tres riders en movimiento en tres terrenos diferentes, aunque unidos por una bicicleta, la Alpenchallenge AMP. Estas son sus historias.

City

Geffen Yoeli-Rimmer se detiene en el Kiln Cafe & Ceramics, apoya su Alpenchallenge AMP City sobre los famosos triángulos amarillos de Instagram que adornan la pared y saca un voluminoso juego de llaves. La línea que separa el trabajo de la vida personal es difícil de distinguir en el caso de una restauradora.

“Me impresiona echar la vista atrás y recordar cómo fue el año pasado. Había muchísimo trabajo. Había tanto que algunos días estaba tan cansada que lloraba de camino a casa. Llegué al límite cuando no pude subir con mi vieja bicicleta esa última colina. Fue entonces cuando supe que necesitaba encontrar una mejor manera de desplazarme por Newcastle, transformando ese viaje diario en un tiempo precioso para mí”.

Geffen nos muestra su ruta en bicicleta, señalando atajos y callejones, desvíos rápidos a los mercados de verduras y a los tostadores de café locales. Ayudándola a sentirse en paz consigo misma, su bicicleta le permite desplazarse por la ciudad dos veces al día para sacar su perro a pasear. Sin la bicicleta, una parte tan vital de su nueva rutina diaria sería imposible.

“Newcastle es pequeña y montañosa, con un laberinto de calles históricas, pero carece de un sistema de transporte público decente. Parece estar hecha para montar en bicicleta. La Alpenchallenge AMP City ha reavivado mi amor por la ciudad y sus gemas ocultas”.

Geffen está logrando cumplir con sus cometidos, se enfrenta a todos los retos diarios y mantiene una sonrisa en el camino al encontrar un tiempo precioso para sí misma, disfrutando de la vida urbana alrededor de Kiln.

Alpenchallenge AMP City

Sport

Es fácil ver por qué el ciclismo se convirtió en una pasión de por vida para el productor de cine afincado en Barcelona Michael Nouri.

Una entrega rutinaria de bicicletas para una filmación fue su puerta de entrada en el negocio. A partir de esa oportunidad, ha ido progresando y hoy dirige rodajes de gran presupuesto para clientes de prestigio. Sin embargo, el éxito en su carrera comporta la tensión de ser responsable de proyectos con mucha presión y llevar las riendas de un negocio de éxito.

“Eso es parte de lo que me llevó a la  Alpenchallenge AMP Sport. Recibí una llamada de atención cuando Strava me notificó que solo había recorrido 212 km en 12 semanas. Además, vivir en Barcelona ni siquiera me permite usar el mal tiempo como excusa. Entonces me di cuenta de que solía recorrerlos en una semana. No, ni siquiera en una semana, sino en uno o dos días”.

Desde entonces, ha recorrido estas distancias en sus viajes anuales con la organización benéfica FireFlies, cruzando los Alpes hasta Cannes para el Cannes Lions Festival of Creativity. Le llevó un tiempo completar este viaje por primera vez, debido a estar plenamente ocupado con otros proyectos, viajando por Europa por trabajo y viviendo una temporada en Mallorca, donde redescubrió su amor por las bicicletas.

El amor de Michael por el ciclismo es visible desde todos los rincones de su piso en Barcelona: espectaculares cuadros de bicis, dorsales de carreras, posters y otros recuerdos decoran las paredes.

“Cuando monto en bici, siempre estoy buscando localizaciones. Sobre una bicicleta, desarrollas una sensibilidad diferente con respecto al paisaje que te rodea. Ahora que tengo la Alpenchallenge AMP Sport tengo el lujo de descubrir localizaciones más lejos y seguir entrenando. Tengo que ser muy flexible en mi línea de trabajo, así que trato de seguir lo que yo llamo una mentalidad de “mirar primero por ti mismo”. Me levanto temprano y trato de no dejar que nada se interponga en mi objetivo de hacer una salida decente. En julio, tengo que montar en una nueva edición de FireFlies. Y creo que esta vez pasaremos por el Passo dello Stelvio”.

Alpenchallenge AMP Sport

Cross

Scott Cole no es un ciclista común. Este atleta de resistencia californiano vive y respira aventura. Pero como sucede con la mayoría de nosotros, el trabajo y el hecho de ser padre han cambiado su vida, priorizando la balanza en favor del trabajo y la familia.

“La paternidad es una de las mejores cosas que me han pasado”, asegura Scott mientras sostiene en sus brazos a su hija Alma, de 8 meses. Karolin, su esposa sueca y compañera de aventuras, acaba de salir a correr. “Sin embargo, todavía hay una parte de mí que anhela el tipo de aventuras que solía tener en el pasado. A veces desearía poder seguir con esas épicas jornadas en el Fjell sueco”.

“Obviamente, Alma ocupa gran parte de mi tiempo, y ahí es donde la Alpenchallenge AMP Cross ha hecho maravillas. Ahora puedo hacer una salida circular mucho más larga en un corto período de tiempo y conseguir un sólido entrenamiento aeróbico sin dejar de ser un padre comprometido”.

“La naturaleza como inspiración es sin duda la mayor coherencia de mi vida. Es el foco de mi trabajo, y mi elección en lo que a deportes y a tiempo libre se refiere. Es parte del porqué me mudé a Suecia hace 10 años. Aquí hay mucho más espacio que en el abarrotado sur de California”, prosigue Scott.

La esposa de Scott es la primera en admitir que se sorprendió cuando él mencionó que quería una AMP. Pero cuando vio su cara iluminarse después de la primera salida, todo cobró sentido. “La región en la que vivo no es montañosa según los estándares de otras áreas más al norte, pero el motor ayuda. Hay mucho terreno accidentado con pistas sin pavimentar y senderos en el bosque. Un poco de asistencia en las subidas es muy importante, y luego rebasar los 25 km/h con mi esfuerzo una vez que estoy de vuelta en terreno llano es la sensación más liberadora”.

“Desde un punto de vista personal, no hay nada más satisfactorio que saber que hay mucho más en mi experiencia ciclista. Si más gente cambiara un coche por una AMP, no solo reduciríamos nuestro impacto en el clima, sino que también mejoraríamos nuestra salud”. Cuando la esposa de Scott, Karolin, regresa del bosque, Alma suelta el dedo de Scott, como si le diera permiso para irse. Scott aprieta los diales BOA de sus zapatillas. Vuelve su momento de aventura en el calendario familiar.

Descubrir AMP