Jordania Unrestricted

Hay mucho que aprender de la gente de Jordania. Son maestros de la hospitalidad. Saben sobre las estrellas y de cual es el mejor sitio donde montar la tienda de campaña para refugiarse. Los jordanos conocen el perdido arte de elaborar alta cocina en un barril de aceite y saben que están sentados en una mina de oro cuando se trata de montar en bicicleta. Por ello, tomamos nuestras bicicletas URS para descubrir dónde ocultan su tesoro.

A 50 km de Áqaba, vemos nuestro primer camello. El sol cae mientras rodamos con la frontera de Palestina a un lado y una cordillera que forma la espina dorsal del oeste de Jordania en el otro. Nos detenemos en una sección de arena profunda, tratando de comprender la interminable inmensidad del paisaje.

El zumbido de un motor interrumpe nuestros pensamientos y un Toyota Hilux blanco se tambalea a la vista sobre una duna. De este vehículo habitual en Oriente Medio, vemos cómo se baja una de las ventanillas. El joven conductor nos saluda en inglés. Después de jugar la carta inicial jordana de “¿de dónde eres?”, hace una pausa. Tras una rápida mirada a su pasajero vestido con uniforme militar, nos devuelve la mirada: “¿Queréis tomar un té con nosotros en nuestro campamento?”
En cualquier viaje hay momentos en los que tienes la opción de aguantar o largarte. Este es el primero.

La pregunta nos coge por sorpresa. Por lo que hemos leído, las invitaciones de té son de manual en Jordania, pero nos comunicamos sin palabras mientras repasamos los consejos y advertencias de viaje del Ministerio de Asuntos Exteriores en nuestras mentes, considerando el posible destino de nuestras bicicletas, equipos de cámara e incluso el de nosotros mismos. Pero es demasiado tentador. Asentimos con la cabeza: “Sí, šukran”. En ese momento, nuestro viaje de una semana a Jordania, una exploración para ver si la realidad de este país de Oriente Medio cumplía con lo prometido por Google Street View, comenzaría a tomar forma de maneras que no podíamos haber imaginado.

Desde la lejanía, es casi demasiado fácil encasillar a este joven país con imágenes de camellos y sesiones de té en tiendas beduinas. Sin embargo, de cerca, Jordania tiene otra historia, aunque el té y los camellos ocupan un lugar destacado.

Al vivir en los Alpes italianos, somos unos privilegiados en lo que se refiere a montar en bicicleta: carretera, mountain bike, gravel, lo que sea. Pero la semana que pasamos cruzando Jordania supera todo lo que habíamos hecho antes. Las BMC URS de gravel en la parte trasera de nuestro coche de alquiler, un Dacia Duster azul, están de acuerdo. Viajaron con nosotros con el propósito de disfrutar de un viaje de siete días. Un viaje vagamente planeado (y de alguna manera con aprensión) en Komoot, basado en altimetrías y en una comprensión aproximada de cómo funcionan los mapas. ¡Pero menudo viaje, y qué bicis!

 

Descubrir UnReStricted

URS